Rafael Caldera 5 de julio de 1969
El presidente Rafael Caldera durante la conmemoración del 5 de julio en el Salón Elíptico del Palacio Federal Legislativo en 1969.

El 5 de Julio

Artículo escrito para la columna Reflexiones de Tinajero, publicado por El Universal el 5 de julio de 2006.

 

Si alguna cosa hemos mantenido los venezolanos, en medio de las alternativas de la resistencia, ha sido el respeto por el 5 de julio, fecha definitiva de nuestra independencia. Pero al recordar el Día de la Independencia, no se llega suficientemente a valorar lo que significa el proceso de independencia desde el 19 de Abril hasta el 5 de Julio para construir un Estado de Derecho. El 5 de Julio, representantes de siete provincias suscribieron la declaración solemne de la Independencia, que constituye un documento ejemplar.

Había siete provincias representadas en la firma del Acta de la Independencia. De esas siete provincias; tres, a saber, Barcelona, Mérida y Trujillo, nacieron al mismo tiempo que la Confederación integrada por las siete. Los españoles respondieron brutalmente y nos condenaron a la época de la guerra a muerte. El Libertador reconoció, en Cartagena, en un manifiesto muchos errores políticos y militares, pero no del funcionamiento institucional establecido por los patriotas. El análisis de los documentos de la Primera República se dejó al lado por el fracaso militar, lo que ha dejado a un lado el interés en el análisis de las condiciones y circunstancias jurídicas que se plantearon a partir del 5 de Julio de 1811.

Pero los patriotas se dieron cuenta de la importancia que tenía la organización institucional y por ello apenas se desarrolló la guerra promovieron la realización de un congreso que recogiera la representación válida de las provincias integradas al país.

De ahí vino el intento tristemente célebre llamado Congresillo de Cariaco. Pero al mismo tiempo de allí viene el acto genial del Libertador de convocar un congreso en Guayana y pronunciar su célebre Discurso de Angostura, que fue una de las piezas de filosofía política y social más importantes de América Latina. Del Congreso de Angostura pasó, en una forma impresionantemente audaz y valiente, a la campaña de Bogotá. Nació la Gran Colombia.

El análisis de la situación jurídica del país es de mucha importancia. Un estudio serio y pausado comparativo entre la Constitución de 1811 y la Constitución de la Gran Colombia, es muy ilustrativo para el análisis de los temas jurídicos.

Pero si al Discurso de Angostura se le ha hecho el homenaje que se merece, por su profundidad conceptual, por su espíritu patriótico, por el basamento que le dio a las hermanas repúblicas, al ofrecer un estudio adjunto, sereno y pausado de la Constitución, y de la organización establecida, con un conjunto de ideales de la Primera República, se ha descuidado esta tarea.

La Primera República fue la base fundamental de la que surgió la nación venezolana. Antes de esta éramos unos países separados que apenas habían probado una vinculación con la Real Cédula de 1777.

Para darle mayor recuerdo a la Primera República, hay que tener presente que teníamos en su funcionamiento nada menos que a Francisco de Miranda y a Simón Bolívar. Celebremos pues, el recuerdo del 5 de Julio de 1811, para venerar especialmente a Miranda y a Bolívar. Esa gloria no se le quita a ninguno, sino que aumenta a medida que seamos más y tengamos una vida más dura y más difícil.